domingo, 1 de enero de 2012

Las Cabañuelas... Tradición que nos llega de la Madre Patria...

Desde el comienzo de los tiempos, el ser humano ha observado y estudiado el clima. No importa en la región en que éste habite, siempre lo ha seguido de cerca, ya sea para conocerle y actuar a la par con sus cambios, o para   trartar de controlarlo en su eterno jugar a querer ser "como los dioses". 

Hace algún tiempo, escuche por primera vez la palabra "cabañuelas" de boca de mi hermano Danny. Obviamente, le pregunté que era eso y él, como siempre, ilustrándome -porque hay que ver lu mucho que me enseña este maestro-, me explicó lo qué eran las Cabañuelas. Resulta que desde ese día, al nacer cada enero me acuerdo de las cabañuelas...

El diccionario define el término como: pronóstico del tiempo que hace el vulgo observando ciertos días del año (Delfín Cerezo). Esta tradicón, proviene del sur de España, pero probablemente fue adoptada por los españoles de una festividad judía que data del siglo XV o antes. Así pues, los campesinos, expertos en predecir el clima, destacban cómo sería la meteorología del año, utilizando los días del 1 al 24 de agosto. Esta costumbre llegó hasta nosotros, con la conquista y colonización, y a través del tiempo ha sido adapatada cambiando el mes de agosto por diciembre. Incluso se dice que para predecir se toma en cuenta el compotamiento de las nubes, los animales y hasta las dolencias del ser humano (el barrunto del que tanto mi abuela Carmela me hablaba cada vez que le dolían las artuculaciones...)

Hoy, 1ro. de enero, comienzo mi "año blogguero", con este peculiar tema. Mas no importa si las cabañuelas son certeras o no, lo importante es destacar las tracidiones y la cultura de los pueblos para que viajen en el tiempo de generación en generación y no mueran en el olvido. Oprime aquí para más información.

¡Que este año que comienza ilumine el entendimiento de los hombres y mujeres de este Planeta para que dejemos de estar jugando a "ser dioses" y luchemos en pro del ambiente y las causas juntas!

¡Bendiciones!


0 comentarios:

Publicar un comentario